Translate

sábado, 12 de octubre de 2013

Capitulo 2º DISBER, LAS AVENTURAS DEL CABALLERO ANDANTE


No es posible, señor mio sino que esta mañana da testimonio de que por aquí no va a poder estar, pues batallas pocas hay para librar – me dijo Carlos - Pero ya toparemos donde podamos mitigar la ansiada batalla, aunque mientras tanto, debe subir a buscar a la jefa de mesa Trini, y comunicarle
que una mano le puede echar, y durante un tiempo allí se quedara hasta que yo le vuelva a llamar..



¡¡Pardiez !!, que desafon, y yo con ganas de entrar en batalla, ahora mismo el sótano lleno de palets endiablados, y yo tengo que subir al poblado.. sea, pero me llevo mi pequeña espada ( cutex ) por si durante la mañana hicieso falta sacarme vencedor de algun diablo se topetase en mi camino.

Subi al poblado, y busque el sitio donde la jefa Trini, y unos cuantos guerrer@s estaban librando un fenomenal trabajo contra los palets, transformando a los diablos en cajas de regalo. Durante el trayecto, a mis espaldas alegróles el ruido en gran manera y paroseme a escuchar hacia que parte sonaba con cierto crujir de hierros , y al ver que era la guerrera Maricarmen, con su transpaleta , paro y ella le pregunto. ¿ Donde vas Hidalgo caballero, por estas lindas ?.- A una mesa me han mandado, pues en el sotano la defensa de susidcho esta bien cubierta por los valerosos guerrer@s. A lo que Maricarmen , con cierta sonrisa dijo - ¿ Entonces puedo anunciar la buena de que venis a ayudarnos ? - No , conteste, Voy a mesa donde dicen que hay batalla que tomar, y ya me conocéis, allí donde haga falta una espada y un corazón valeroso ….. ¿ Pero vos , un caballero sin caballo de hierro, donde se ha visto semejante caso ? Marcarmen amiga, has de saber que yo nací, por querer del cielo, en nuestra edad de hierro, para resucitar en ella la de oro la dorada, como suele llamarse; yo soy aquel para quien están guardados los peligros, las grandes hazañas, los valerosos echos; yo soy , digo otra vez, quien a de dejar bien alto el listonaje de el trabajo ,


haciendo en este que me ayo tales grandezas, extrañezas y fechos de armas, que oscurezcan incluso a los reyes de este castillo. Pues todo esto que digo son incentivos y despertadores de mi ánimo, que hace que el corazón me reviente en el pecho con el deseo que tiene de acometer esta aventura, por mas dificultosa que se muestra.
Tened cuidado – dijo Marcarmen – que vos sabéis que se le aprecia, y a ver si no calculando el peligro se nos hostia, y le sucede algo que le aleje de nosotras .Yo , Lorenzo Andante , digo pues que si algo me pasase hacerme merced y buena obra , iras a Liria, donde dirás a la incomparable señora mía Dulcilicia, que su cautivo caballero murió por acometer cosas que le hiciesen digno de poder llamarse suyo.


Cuando Maricarmen , oyó estas palabras, comenzó a decirle con la mayor ternura del mundo ; Yo no se por que quiere vuestra merced acometer esta tan normal aventura como es estar en una mesa. Ahora es pronto todavía, bien podemos ir a hablar con la Reina María y decirle que es mejor le ponga en una transpaleta, antes de que se lastime, pues conociéndole, o se jode la espalda, o le saca una herida algún compañero, que un poco bruto y sin miramiento del peligro, es vos.  Dios,señor mio , que non se me faga tal desaguisado.. 


¿Que decís señora mía ? Mi encantadora guerrera, ya me conocéis, ¿ acaso creéis , que voy a ver a la reina y decirle que me ponga bajo la tutela de mis admiradas guerreras ? Por mucho que quisiera, y si quiero, no lo voy hacer, pues el destino de un caballero andante es el que esta escrito, y nunca se podrá interceptar ni cambiar. No os ofendáis señora mía, pero mi destino es una mesa , la numero 14, según me han dicho y hacia allí voy.
Ya que no quiere vuestra merced desistir de acometer este fecho, - dijo Marcarmen - dilátelo al menos hasta hablar con Lola durante el almuerzo a ver que le parece,
Sus rizos de oro, siguen tan deslumbrando, su lenguaje tan atrevido y valiente como siempre, su fervor por la lucha tan poderosa y fuerte como el primer año pero déjeme Marcarmen que le diga que a lo que a mi me muestra la ciencia que aprendí al ser guerrero, es que no debe de haber de aquí a que terminemos, tres o cuatro horas, por que la bocina estqa encima de la cabeza, y el reloj llegado su momento la ara gritar, hasta entonces falte lo que falte- respondí – que no se ha de decir por mi ahora , ni en ningún tiempo, que ruegos y buenas intenciones, me apartaron de hacer lo que debía a estilo de Caballero; y así te ruego Maricarmen que no hables con nadie, que Dios que me ha puesto en corazón de acometer ahora esta no tan vista y tan hermosa aventura, tendrá cuidado de mirar por mi salud, y de consolar tu tristeza, lo que has de hacer es apretar bien los mandos a esa transpaleta que yo voy a mesa..
Viendo pues Maricarmen, la ultima resolución del hidalgo caballero, y cuan poco valían con el sus consejos y ruegos de que fuese con cuidado, determino de aprovecharse en pasar de vez en cuando por la mesa y aun siendo lejos vigilarle para que no cometiese ninguna torpeza, que es sabido lo atolondrado que esta, y en los fregados que se mete, pues aun que es un estimable compañero para las guerreras transpaletistas, el riego no le funciona al pleno, quizá de ahí la gran estima, y el compañerismo entre el y todas las transpaletistas. Aqui termina la charla, el caballero Andante hacia la mesa 14 y ponerse a las ordenes de la su jefa Trini, y Maricarmen a hablar con Lola y Marisa guiguo, para turnarse a vigilarlo, no sea que confunda a algun palet con un encantamiento , y sea causa de que haga algun desaguisado.



         Una historia de    LORENZO ANDANTE 
                   Para   EL MOTERO QUIJOTE