Translate

viernes, 18 de octubre de 2013

Capitilo 4º , LAS AVENTURAS DE UN CABALLERO EN DISBER

DE LAS DISCRETAS RAZONES QUE CARLOS PASO CON EL CABALLERO ANDANTE , Y DE LA AVENTURA QUE LE SUCEDIÓ CON LA VISITA A LA EMPRESA , Y OTROS ACONTECIMIENTOS FAMOSOS.

Parecerme, señor mio, que todas estas desventuras que estos días nos han sucedido , sin duda alguna han sido pena del pecado cometido por vuestra merced contra la orden de la caballería, no habiendo cumplido el juramento que hizo de no volver a las andadas de no ver fantasmas y diablos allá donde solo hay palets. Tienes mucha razon Kati – dijo Lorenzo Andante – mas para decirte la verdad , ello se me había pasado de la memoria y también puedes tener por cierto que por la culpa de no habérmelo tu acordado en tiempo te sucedió aquello de que al pinchar el palet, delante de la reina Maria, el muy embrujado no solo no te obedeciese, si no que resulto conteston en referencia e insistencia a devirte que“ NO”, como desobedeciendo te. Menos mal que Carlos hizo la enmienda- a lo que Carlos pregunto - ¿ Pues jure yo algo por dicha de la caballeria ? No importa que no hayas jurado, dijo Lorenzo andante; basta que yo entiendo, que de participantes estando a mi lado, también sois protegidos y podéis saborear el sentiros caballeros.

En estas y otras pláticas les tomo la hora de empezar, y ya Carlos solo añadió, pues hoy vuelve otra visita, así que tened fe en vuestro trabajo y la gente os observara como la desarrolláis.
Estando con Kati, Ana y José ,viose por el mismo pasillo que iban, venían hacia ellos gran multitud de gentes, que no parecían si no estrellas que se movian.pasmóse el caballero andante en viéndolas, y josé que ya le conocia no las tuvo todas consigo. Viendo que las estrellas se iban acercando a ellos, y mientras se llegaban mas numerosos parecían.
Esta sin duda José debe ser grandisima y peligrosisima aventura, donde sera necesario que yo muestre todo mi valor y esfuerzo, ¡ Ya empezamos !- dijo José – que esto es gente, es visita que viene a observar como trabajamos, no mesea mal nacido, y valame dios no nos lie una buena, que viene acompañados por la reina Maria.Por mas gente que sea, como vos los llamáis – dijo Lorenzo Andante – yo estoy seguro que a la reina Maria la traen como reen, pero no sufrais que la otra vez, a mi me tuvieron arriba, pero esta vez podre yo como quisiera esgrimir mi espada,.vamos a ver -- le quiso explicar José, haciendo esfuerzo por no perder la calma – que vienen de visita , que viene en son de paz, no la vayamos a liar, que de esta a todos nos despedirán sin poder ni rechistar. Te ruego José que tengas buen animo, déjame a mi que de esto yo se lo que hago. - añadió Lorenzo Andante.
Y cuando José , le hiba a replicar, en aquel punto vio que el caballero andate, sin hacer otro discurso, enristro el cutex, subió a su caballo, ( toro ) y con el gentil sonido del motor poniéndose en marcha, se puso en la mitad del pasillo por donde los caminantes forzosamente debían de pasar, y cuando los vio cerca, alzó la voz y dijo: Deteneos, caballeros y gentiles damas, quien quiera que seáis y dad me cuenta de quien sois, de donde venís, a donde vas , qué es lo que en el pensamiento lleváis, que según las muestras o el pedido que habéis fecho , y conviene y es menester que yo lo sepa, por que según el tamaño , o bien sea para castigaros del mal de no ser grande, o bien sea para que a mi reina María le de una alegría. Vamos de prisa dijo uno de los visitantes, que este muchacho esta muy raro, y no me gusta nada., y esta la salida lejos y aun nos puede atropellar con la maquina. Y picando el paso se estuvieron a punto de marchar, si no fuera por que Carlos salio al paso y gritando dijo; Harto cansado estoy de tanta tontería, suplico a vuestra merced si es caballero cristiano , que no atropelle , que cometerá un sacrilegio, que soy licenciado y tengo los galones de ser vuestro capitán en jefe. A lo que José , se encamino hacia Carlos, para recordarse que el el caballero cuando entraba en-trance no conocía a nadie y …..................
Pues decidle a esta gente que se rinda, o yo acabare con ellos ; Sabrá vuestra merced – dijo Carlos – que denantes dije que era licenciado y tengo las primeras órdenes, soy natural de aquí del sótano y vengo de la ciudad de Lliria con otras gentes a enseñarles el poblado. Quiero que sepa vuestra reverencia -- dijo Lorenzo andante – que soy caballero de Valencia llamado Lorenzo andante, y es mi oficio y ejercicio andar por el mundo enderezando tuertos y desfaciando agravios. No se como puede ser eso de enderezar tuertos – dijo Carlos – ; pues a mi me habéis dejado tuerto, al ver vuestra reacción a semejante naturalidad como que las personas vienen a visitar esta parte del poblado que llamamos sótano, y harta desventura ha sido topar con vos, que vais buscando aventuras. No todas las cosas , respodio Lorenzo Andante: suceden de un mismo modo, el daño estuvo señor bachiller Carlos , en venir como vinades por los pasillos, todos mirando y murmurando, y así yo no puedo dejar de cumplir con mi obligación acometiendoos, y sacar de las brazas de esa gente a la reina Maria, que me dio tenían secuestrada.

Ya la rina Maria pasado el sobre salto, y subiéndose a la parte de arriba del poblado, dejo a Carlos que hablase según consecuencias con el tal Caballero andante.
Se iba hacer sus cosas lorenzo andante, cuando fuese llamado por su superior Carlos; Olvidabaseme de decirle, que advierta a vuestra merced que queda descomulgado, o dicho de otra forma, este mes veremos si cobra.por haber puesto asustado a la visita y a la reina María que les acompañaba. Justa ilud: sit quis suadente diabolo. No entiendo ese latin , respondió el caballero andante; mas yo se bien que no asuste a nadie, tan solo les advertí, cuanto mas que yo pensé que a la reina María traían secuestrada , a quien respeto y adoro como , católico , y fiel luchador en este castillo que soy.


En oyendo esto, Carlos se fue como queda dicho, sin replicarle palabra , donde se acercase a el José , Kati y Ana, para decirle . Señor , vuestra merced ha acabado esta peligrosa aventura lo más cerca de que la pagasemos todos, esta gente aunque asustada y asombrada, podría ser que cayese en la cuenta, de que los asusto una sola persona y aunque asombrados desto volviesen a rehacerse y seguir observando la empresa, dándole tiempo a la reina María, para aun poder sacarles de forma gentil un buen pedido, pero le juramos aquí los tres, que si a la oficina nos llaman para alguna reprimenda, escondase donde pueda, que a palos le sacamos de este sótano.

Otra aventura de LORENZO ANDANTE


Para   EL MOTERO QUIJOTE