Translate

sábado, 21 de diciembre de 2013

CAPITULO 10º Aventura de un caballero en Disber

DONDE SE CUENTA LA TRISTEZA QUE PADECE POR LLEGAR A ESTE PUNTO.


Como las cosas humanas no sean eternas, yendo siempre en declinación de sus principios hasta llegar a su último fin, especialmente las vidas de los hombres y mujeres que eventualmente luchamos en Disber, y como la de este caballero no tuviese privilegio del cielo para detener el curso de la suya, llegó su fin y acabamiento cuando él menos lo pensaba; porque o ya fuese de la melancolía que le causaba el verse ya sin las guerreras o ya por la disposición del cielo, que así lo ordenaba, se le arraigó una tristeza digna de ser estudiada por los mas famosos médicos e investigadores.
¡Bendito sea el poderoso Dios, que tanto bien me ha hecho! En fin, sus misericordias no tienen límite, ni las abrevian ni impiden los pecados de los hombres. Las misericordias son las que en este instante ha usado Dios conmigo, a quien, como dije, no las impiden mis pecados. Yo tengo juicio ya libre y claro, sin las sombras de la ignorancia que sobre él me pusieron mi amarga y continua leyenda de las batallas en Disber. Ya conozco sus funciones de verme nostálgico, y no me pesa si no que este ha llegado tan tarde, que no me deja tiempo para hacer alguna recompensa como seria el poder pasar mas tiempo de plactica y seguir mas tiempo esta batalla. Yo me siento, a punto de muerte: querría hacerla de tal modo, que diese a entender que no había sido mi vida tan mala, que dejase renombre de loco; que, puesto que lo he sido, no querría confirmar esta verdad en mi muerte. Llamare, a mis buenos amigos, a Antonio, también al que le llame “ el dos pistolas” siendo su verdadero nombre José y a maese Carlos, el bachiller que quiero confesarme y hacer mi testamento.




  • Iten, es mi voluntad que a Antonio se le haga una placa 
    • en la plaza del castillo Disber, como el mejor hombre de corazón, ya que se a pasado toda la campaña preocupado por todos los de mas que mesa y platica hemos pasado junto a el.
    • Iten, es mi voluntad que a las guerreras transpaletistas, el año que viene les pongan unos compañeros de trabajo dignos de ellas, ya que los guerreros este año han sido muy principiantes, cosa que no es culpa de ellos, si no de que cuando la batalla esta en pleno apogeo, se necesita guerreros con experiencia, cosa que espero la reina Maria, sepa entender mis ultimas voluntades en el lecho de mi desaparicion.
    • Iten, es mi voluntad que Vicentin, el mago se una en dias mas anteriores en próximas “guerras “ Disberianas, ya que es sabido que es un hombre afable y buen conservador añadir debo, que el nombre de Vicentin a su querida esposa no le agrada y pedir disculpas por ello debo, pero que rimase con Merlin y fuese su verdadero nombre solo me quedaba – Vicentin -
    • Iten, es mi voluntad, que la guerrera Ana, dueña de las tierras de los palets, sea mas recompensada por los observadores de batallas, ya que es una excelente luchadora, fuerte y hábil, al mismo tiempo que de gran corazón.
    • Iten, es mi voluntad, que la doncella Lola, sea junto a su jefa de mesa, mas escuchada, ya que a pesar de su claridad al hablar, sus formas de expresión, quizá no son vistas por los ojos de Dios, pero su buen corazón, le hace ser la amiga que toda persona necesita.

    Iten, es mi voluntad que cierta maquina que llaman “Toro”, a quien en mi locura hice mi cabalgadura tiene, que porque ha habido entre él y mí ciertas buenas conexiones, y quiero que no se le haga cargo dellos ni se le pida cuenta alguna, sino que para el próximo año sea de esa guerrera que este año he tenido el honor de estar a su lado , pues cabalgadura como la mía no se merece caer en manos de guerreros que no sepan apreciar el valor de una buena maquina. que será bien poco, a lo que ella se merece y buen provecho le haga; y si, como estando yo loco fui parte para darle mas disgustos que otra cosa, pudiera agora, estando cuerdo, darle mi cabalgadura para años venidero. Espero se le diera, porque la sencillez de su condición y fidelidad de su trato lo merece.
    Mucha diferencia hay de las obras que se hacen por amor a las que se hacen por agradecimiento. Bien puede ser que un caballero sea desamorado , pero no puede ser, hablando en todo rigor, que sea desagradecido. Yo no tuve tesoros que ofrecerle, porque los tengo entregadas a Dulcilicia y los tesoros de los caballeros andantes son como los de los duendes, aparentes y de buena fe pero puedo darle estos acuerdos, a la guerrera que mas aprecio, ya que fue mi mentora, la que me enseño todo el oficio de las batallas en Disber, sin guardarse nada, y la que me ofrecio un trato leal de guerrero a guerrero. Y la que me hizo ver que el mundo se puede ver desde dos lados diferentes, la amable y la de vivir siempre con escusas y amarguras, cada uno elije su modo de verlo.

  • Y por ultimo
    • Iten, es mi voluntad, que se les de estas palabras a todos los que en el poblado de Disber han estado en esta batalla de encantamientos por la crisis. Creo que si hemos vencido un año mas es gracias a tod@s los que unen esfuerzo, ponen ideas, o 
      • sencillamente colaboran junto a el resto, creo que las jefas de mesa tiene su merito, pero sin descuidar a toda la gente, que aunque luchan por su supervivencia, no escatiman esfuerzos por el poblado de Disber. Es cierto y en mi lecho de desaparecer lo puedo decir, pues los que se confiesan no mienten, es que muchas personas no se merecen el buen trato que se les da, pero lo cierto es que estamos todos juntos, y al final es lo que cuenta.
      • Señor Andante, - dijo José – siento interrumpir, pero creo necesario poder decir que es mejor no hablar de esos asuntos, pues la gente lo puede mal interpretar mal. Ya lo se amigo José – añadi -pero la voluntad de las personas es cosa de juzgarlas dios cuando a su lado lleguen mi labor ahora solo es decir mi opinión, a pesar de no ser compartidas por todos. A lo que debo añadir, para terminar que buen@s amigo@s me llevo en el recuerdo, y que espero en años venideros poder compartir muchas batallas con ell@s.
      • Debemos continuar esta lucha – Dijo el bachiller Carlos – pues aun queda el ultimo esfuerzo de esta que llamamos campaña y vos junto con algunas personas mas, aun debe dar un ultimo esfuerzo.
        Asi sea caballero Carlos, pero tan solo os he reunido para que seais testigos de que mi corazón que da entre la nostalgia y la alegría de seguir en la batalla por DISBER. Ya que llegar a donde descansan esas maquinas infernales llamadas transpaletas y saber que no me podre tomar un café junto a las guerreras, o pasar con mi cabalgadura por los pasillos del 


          sótano y no escuchar la voz de esa guerrera cuyo nombre oculto por determinación de ella,y sin olvidar que otras guerreras tambien comparti esta lucha y aunque no es lo mismo, soy consciente de que esto aun no ha terminado, de que las jefas de mesa quedan en el poblado y quedáis vosotros.


        • Pero esta es, señores, la verdadera historia de mi tragedia. Mirad y juzgad ahora si los suspiros que escuchasteis, las palabras que leeis, tenían ocasión bastante para mostrarse en mayor abundancia; y considerada la calidad de mi desgracia, veréis que será en vano el consuelo, ya que la vida continua y esta ecrita pues es imposible el remedio de ella. Sólo os ruego (lo que con facilidad podréis y debéis hacer) que me aconsejéis dónde podré pasar la vida, sin que me acabe el temor , pues no se si la proxima batalla estare o si volvere a ver a tan valerosas guerreras y guerreros.
        Calló en diciendo esto, y el rostro se le cubrió de un color que mostró mas triste pues también acordase de la guerrera lola , que este año sufrió y sigue sufriendo .

          Sea pues mi voluntad que se publique mis ultimos escritos aun a sabiendas que sigo en Disber, y que no se si podre contar muchas mas aventuras de este Caballero Andante, que profesa la andante caballeria, por creencias en las buenas voluntades y los serios compromisos.
        • Miráronse el bachiller Carlos y el guerrero José, admirados de las razones del caballero andante y, aunque en duda, le quisieron creer; y una de las señales por donde conjeturaron estaba triste fue el haber vuelto con tanta facilidad de loco a cuerdo, porque a las ya dichas razones añadió otras muchas tan bien dichas, tan cristianas y con tanto concierto, que del todo les vino a quitar la duda, y a creer que estaba cuerdo. Por lo que dieron zanjada la conversacion, a sabiendas que esta seria publicada y servida como final de esta temporada, que como es sabido, hemos vencido y creo poder hablar de que en general un buen trabajo se ha realizado.

Una historia contada por    LORENZO ANDANTE 



Para el    BLOG   EL MOTERO QUIJOTE