Translate

miércoles, 2 de agosto de 2017

GIN CITY LONDON Y VALENCIA.

La moda de los gin-tonic está llegando a límites insospechados hoy en día. El auge de la ginebra entre las bebidas alcohólicas y su combinación con tónicas y todo tipo de productos hace difícil que nos podamos llegar a sorprender. Pero The Arqueologist lo ha conseguido, pues han creado una ginebra que contiene piezas de Harley-Davidson. Como lo oyes, un componente mecánico de una motocicleta en tu bebida espirituosa.

La idea ha sido de Uwe Ehinger, un entusiasta de la marca que creó un taller de restauración para motos en Hamburgo que recibe el nombre de Ehinger Kraftrad. Este barbudo con aspecto entre hipster y motero, también conocido como “el Arqueólogo” ha presentado tres botellas de su codiciada ginebra, diferenciadas por el tipo de motor del que usan la pieza. Las motos fueron encontradas por él mismo en diferentes puntos del planteta.
Las tres variantes son Flathead (1939), Knucklehead (1947) y Panhead (1962). Cabe destacar que el proceso de creación de esta particular ginebra es totalmente artesanal. Cada botella tiene un acabado único y se cuenta de dónde procede la pieza que hay en el interior. Aunque a estas alturas estarás pensando, ¿y el sabor se ve afectado? Esa pieza ha estado en contacto con aceite, ¿eso no contamina la ginebra?
Al parecer cada pieza que va introducida en las botellas se ha sometido a un proceso de limpieza a fondo y una posterior impermeabilización a base de una aleación de estaño. De esta forma la ginebra mantiene sus cualidades iniciales. Este complejo procedimiento y su exclusividad da lugar a unos precios a la altura de pocos bolsillos. Cada botella tiene cuesta entre 900 y 1.100 euros (dependiendo de la variedad) y al parecer se agotaron en cuestión de horas. Al parecer ya están preparando una segunda tirada.
Pues soy motero y la empresa para la cual trabajo Bodegas  Vegamar, no se queda a tras, y soy de la opinion de que su ginebra es de las mejores.
Bajo el nombre de Gin City, la valenciana Bodegas Vegamar ha estrenado dos ginebras premium basadas cada una en una ciudad y lo que las envuelve. Gin City Londres y Gin City Valencia, la primera para los amantes de la ginebra tradicional, más sobria, y la segunda para los que buscan la esencia del Mediterráneo. Desarrolladas por Pere Mercado, uno de los sumilleres más prestigiosos de España, las ginebras de Vegamar buscan que cada trago nos transporte a un lugar distinto gracias al exquisito diseño y a la cuidada elaboración que las hace únicas. Pedirlas en cada sitio que viajo es la meta, pues después de cada trago quedara el recuerdo del viaje compartido.

Gin City London es una ginebra de corte tradicional, franca, fresca, sobria y elegante, con fondo de esencia oriental y con el toque de modernidad y eclecticismo que le aportan los cítricos, la menta y el jengibre. Es un Gin de 40º vol. y cinco  destilaciones para ofrecer a los más ginebreros y puristas. Aquí domina ese corte clásico que incluye, enebro, cardamomo, cilantro, angélica, piel de naranja y de limón, menta piperita y jengibre.

Gin City Valencia es una ginebra suave, aromática, voluminosa y envolvente, floral, afrutada. Para llegar a la botella han sido necesarias seis destilaciones, algo poco habitual, y se rebaja el protagonismo clásico del enebro y los cítricos, por el del vino de Moscatel de Alejandría de las viñas de la bodega de Calles (Valencia), en el Alto Turia, así como las esencias del monte bajo mediterráneo y la almendra marcona. Esto es lo que le confiere un carácter especial y diferente, de marcadas connotaciones mediterráneas. Es fragante, delicada, de trago largo, envolvente y notablemente evolutiva.            Los botánicos que se suman aquí además de esos son el cardamomo, cilantro, angélica, limón, naranja, salvia, tomillo, manzanilla, poleo, rabo de gato, menta y maríaluisa.





Un reportaje de   Lorenzo andante



Para el blog  El motero quijote